El saldo migratorio de Galicia en relación al resto de comunidades fue negativo en 1.438 personas en 2006, aunque en global la comunidad recibió 17.601 personas más de las que se fueron (106.371 llegaron y 88.770 se fueron). Aun así, la población inmigrante sólo representa el 3%.

El 60 por ciento de los gallegos que emigraron hacia otras comunidades el año pasado fueron menores de 35 años de edad que se trasladaron a autonomías más desarrolladas en busca de mejorar sus condiciones laborales y de nuevas oportunidades.

Esta es una de las principales conclusiones del Informe sobre la Situación Sociolaboral de Galicia en 2006, presentado ayer en Santiago por el Consello Galego de Relacións Laborais (CGRL). Uno de sus autores, Manuel Roca, lamentó que se trate de “personal muy cualificado que se va de Galicia tras asumir esta comunidad el coste de su formación”.

El saldo migratorio de Galicia en relación al resto de comunidades españolas fue negativo en 1.438 personas en 2006, aunque en global la comunidad recibió 17.601 personas más de las que se fueron (106.371 llegaron y 88.770 se fueron). Aun así, la población inmigrante en Galicia sólo representa el 3 por ciento, mientras que en España supera el 9%.

Para solucionar esta fuga de cerebros, Roca apuntó que es “clave” apostar por la I+D+i y crear “más plazas” para investigadores y para completar la formación tras los ciclos formativos, además de competir con otras autonomías en condiciones laborales y medidas de protección social para que los becarios no sean considerados “trabajadores de segunda”.

visto en elidealgallego 

Anuncios