Los furtivos volvieron ayer a esquilmar la ría de O Burgo sin que ni la presencia de los guardacostas de la Xunta les hiciera deponer su actitud. Por su parte, los mariscadores denuncian la pasividad de las autoridades, puesto que pese a sus llamadas, ni agentes de la Guardia Civil ni de la Policía autonómica se aproximaron al lugar. Según ellos, el personal de la Xunta permitió faenar a los ilegales.

Los profesionales legales que viven de la actividad extractiva en estos bancos aseguraron a este periódico que la embarcación “dejó trabajar” a los ilegales durante toda la mañana, ya que aquellos no le hicieron ningún caso, y sólo se marcharon en el momento en que subió la marea. Asimismo, un vehículo de la Policía Nacional que patrullaba por las inmediaciones de la antigua Conservera Celta tampoco les llamó la atención.

Los mariscadores que presenciaron esta escena relataron que en un primer momento, cuando la marea estaba más baja, vieron un grupo más numeroso de furtivos con rastrillos y forquitas. Fue a éstos a los sorprendió la lancha del Servicio de Guardacostas, que, al ser ignorada, se desplazó hacia el interior de la ría y se quedó “toda la mañana sin hacer nada”.

visto en elidealgallego

Anuncios